El mes sagrado islámico de Ramadán (Llamado Ramazan en Turquía)está declarado de interés especial por la ONU. En Turquía las  celebraciones comienzan en la noche del poder como  día tradicional del Islam,  Hacia el atardecer y dura hasta la tarde siguiente.

Después de una noche de viaje, un pequeño paseo por el barrio de Sultanahmet y el gran bazar, pasamos una tarde descanso y esperamos a que bajase el sol ( ese día la temperatura rondaba los 38 º C).

Nuestra sorpresa fue mayúscula al ver la gran concentración de gente ante los diversos restaurantes, y comprobamos que había muchísima gente sentada por todos los sitios en la plaza del Sultán Ahmed con la cena. decidimos pues unirnos a la fiesta, nos acercamos a un restaurante cercano y compramos unos durhum y unos refrescos y buscamos sitio para comerlos, integrados en la multitud de personas, y con la casi ausencia de turistas.

En cuanto comenzó por megafonía el rezo del imán, estalló el júbilo y la fiesta. Comenzaron las cenas, los tés, las risas.

Me dispuse a hacer algunas fotos, tratando de no molestar y tampoco ofender a la gente que nos rodeaba. Para mi sorpresa algunas personas, al igual que os contaré más adelante, se ofertaron a ser fotografiados, y como en el caso de Mehtap y su familia, insistían en que cenase con ellas. No os podéis imaginar la sensación que se siente, sabiéndose extranjero y siendo acogido de esa forma, muchos de nuestros nacionales tendrían que ser de la misma forma, en una plaza con más de 3500 años de antiguedad, con un obelisco egipcio real, un obelisco romano, y una columna griega clásica….en la noche más especial del año.

Muchísimas gracias Mehtap y familia, jamás lo olvidaremos

 

Pero no fueron las únicas amabilidades recibidas, nuestros compañeros de asiento no pararon hasta que no probamos sus quesos, dátiles, pepinos especiados… de ellos no tengo fotos, pues no les vi receptivos, pero desde luego que nunca sabremos como recompensarles por esa acogida.

 

Tras la cena la gente se dirigía hacia Hagia Sophia y Sultan Ahmed Mosque

 

 

La visita nocturna a Sultan Ahmed Mosque tendrá su propia entrada, no seáis impacientes

 

 

Y para finalizar una mención especial a los vendedores ambulantes de castañas y mazorcas, que por 30 cts de euro las primeras y 60 las segundas, se pasan los festejos al calor de sus hornillos, siempre con una sonrisa en la cara. creo que se merecen un monumento, y encima como en el caso de ¿alí? aún al observar mi interés se ofrece gustoso a posar y que su retoño pose también, pese a no tener internet ni forma de hacerle llegar la foto, pues a la noche siguiente no sabía donde estaría.

 

Decir agradecidos es poco comparado con lo que sentimos por estas gentes